La sexta versión de Colorearte invitó a alumnos y profesores del país a revivir la mitología de Chiloé a través de la representación de una leyenda local en un polera, a través de las diferentes técnicas de teñido aprendidas en años anteriores.

Durante el año se recibieron 159 trabajos colectivos de más 4 mil alumnos inscritos en todo el país.

A partir de esta versión, Fundación Gabriel y Mary Mustakis se integró como gestor del certamen. Apoyaron el concurso: Museo Nacional de Bellas Artes, Museo de Arte Contemporáneo, Artequín, Chile Express y El Mercurio, Ministerio de Educación, Consejo de Monumentos Nacionales, Torre y Janome, además de Anilinas Montblanc y Redcompra como auspiciadores principales.