Entrevista a Alejandra Valdés, gerente cultura de Fundación Mustakis.

Actualmente la educación ha optado por incluir nuevos métodos a la hora de enseñar que buscan que los niños desarrollen ciertas habilidades tales como el trabajo en equipo, la creatividad, el emprendimiento y la innovación. En el caso de Colorearte, se ha reflejado en las obras que los más de mil colegios inscritos en el certamen de este año han querido compartir con nosotros.

Las clases de arte en los colegios poco a poco han ido introduciendo nuevas metodologías que convergen con diversas áreas de la agenda educacional. El aprendizaje de los niños en la sala de clases, ahora puede ir mucho más allá en el conocimiento. Con Colorearte los alumnos han aprendido que situaciones tan cotidianas como los bichos que rodean nuestro entorno, pueden ser la fuente de inspiración para crear una obra de arte y obtener una experiencia significativa que los acerque a una educación integral.

No deja de ser innovador el  hecho de poder entregarles (a los alumnos), herramientas con las que aprendan de un modo mucho más atractivo, interactuando con todo aquello que les rodea, aprendiendo nuevas técnicas, conociendo y rescatando su propio entorno.

En este contexto, Alejandra Valdés, gerente de cultura de la Fundación Mustakis, nos cuenta acerca del éxito de Colorearte en las salas de clases de todo el país, esto debido a la transversalidad del programa al abarcar diversas áreas de la educación.

¿Cuál es el objetivo de realizar este tipo de iniciativas artísticas en los colegios?

Más allá de lo artístico, para la Fundación la importancia de este tipo de actividades radica en la creatividad. Busca incentivar, potenciar, despertar y desarrollar ésta en los niños. El medio es este concurso a través del cruce de diversas disciplinas como son la investigación, las Ciencias Naturales este año con los bichos, la experimentación con el teñido de telas, el arte y la creación con la intervención en el paisaje. Estamos seguros que potenciando la creatividad, los niños desarrollan habilidades y aptitudes que les permitirán ser mejores personas mañana.

¿De qué manera Colorearte ha logrado vincular el arte con la educación?

El concurso Colorearte se ha llevado a cabo siempre dentro de los colegios, tomando en cuenta sus realidades, sus dinámicas internas, sus niveles y sus ritmos de trabajo. Muchas veces nos han solicitado ver cómo poner en el curriculum este certamen, mas estamos seguros que la libertad que tiene el concurso de ser flexible a todos los niveles, deja libres también a profesores y a alumnos a la hora de crear. Y eso es lo que necesitamos: incentivar a los niños, jóvenes y profesores en esto.

En el marco del año de la innovación ¿cuáles son las principales características que los participantes pueden desarrollar con este tipo de actividades?

Sin duda es innovador combinar ciencia, teñido y arte. La innovación está en mirar diferente e invitar a crear en espacios que tradicionalmente los colegios no trabajan. ¿Cómo no va a ser entretenido y disruptivo instalar tu trabajo en el paisaje que te rodea?