Los colores no tienen idioma ni nacionalidad. El color enriquece nuestras vidas, las alegra y nadie se imagina una vida sin ellos. Están presentes en la vida diaria de las personas, en todo lo que hacemos y en todo lo que nos rodea. Son capaces de transmitir emociones, significados y permite distinguir una cosa de otra e identificarlas.

Los colores son parte de nuestra vida y la recientemente finalizada 12ª versión del concurso Colorearte, que llegó a 637 colegios y casi 20 mil escolares a lo largo de Chile, es una oportunidad para que los niños y sus profesores, incluso en los lugares más recónditos del país, aprendan sobre ellos, echen a volar la imaginación y le den vida a sus ciudades con el teñido de sus telas.

Fueron 511 las fotografías que participaron en esta última versión del certamen y en cada uno de los proyectos se reflejó el espíritu del concurso, pues todos daban cuenta del trabajo en equipo realizado por todos, la creatividad para desarrollar y llevar a cabo las ideas, la imaginación para intervenir el paisaje y la calidad de la técnica en los teñidos.

Un nuevo año en que Colorearte cautiva a miles de escolares y docentes en todo Chile, los sensibiliza sobre la importancia de vivir conectados con los colores pues alegran la vida y permite fomentar el compañerismo. El concurso volverá recargado el próximo año, porque el mundo es inimaginable sin colores.